domingo, 11 de diciembre de 2011

Una película repetida


Este filme que parecía tener de protagonista al conjunto blanco, resultó siendo una película de terror para el equipo merengue.

Al ver las alineaciones de los dos equipos, las conclusiones y las preguntas abundaban, Mourinho al meter a Ozil por Khedira quiso presionar más arriba al Barcelona y poner al Alemán encima de Sergio Busquets para que se dificultara el translado defensa-ataque, ahora dejo el trivote a un lado y puso un doble muro de contención con Lass y Xabi Alonso como bandera, y lo puso a Fabio Coentrao en el lateral para taponar la salida de Alexis Sánchez por el extremo izquierdo, estas fueron las "sorpresas" de Mourinho con su once inicial.

Una de las preguntas fue el por qué de Lass y no Khedira, con Lass se gana marca es cierto, pero se pierde en el translado del balón y en la posesión del mismo. Es decir con Lass quiso repartir funciones entre Xabi y él, el español como creador del medio campo y Diarra como destructor, pero al no poner un jugador cerca de Xabi con características homólogas disminuye su potencial, ya que a la hora de Lass recuperar un balón no entrega redonda la pelota a sus compañeros y es mentiras que reparte juego, no reparte nada.

Con los inicialistas del FC Barcelona no hubo ninguna sopresa, aunque existía la duda entre Villa y Alexis, pero por lo demostrado en los últimos encuentros, se prevía que el chileno sería de la partida.

Al comenzar el encuentro lo que Pep y muchos creíamos, el Madrid presionando en el área contraria, limitando la tenencia de la pelota del Barca y aprovechando el grosero error de Victor Valdés a los 22 segundos del encuentro, euforia y alegría por el lado de la casa blanca.

En los primeros 20 minutos un desconocido Barcelona, no pesaban en el campo de juego ni Xavi ni Iniesta, dos de los estandartes del juego blaugrana, sólo apariciones esporádicas de Messi, que cuando tenía el balón en sus pies-como es costumbre- todo podía pasar, y pasó, una apilada memorable a 3 rivales y pase milimétrico al chileno, que no desaprovechó el regalo del argentino y clavó el 1-1 a los 30 minutos del primer tiempo.

Un Barcelona que no renunció a su idea, por más que haya perdido balones en el medio campo insólitos, siempre mantuvo la línea del salir jugando, del abrir el campo con Dani Alves y el juntar los interiores con Cesc, para darle más espacio a Messi, ahí quiero destacar el enorme trabajo de Busquets, descomunal en el primer tiempo, no erró un sólo pase, metiéndose entre los centrales para salir jugando y para escalonar las subidas de Dani Alves, el mejor del primer tiempo Sergio.

El segundo tiempo tuvo un cambio significativo, el cambio de posiciones Cesc-Alexis, así se le abrió los espacios a Dani Alves para jugar como un 7 falso, y para que Fabregas se pudiera juntar con Iniesta y Xavi, por el lado del Real Madrid llegó la desesperación y la impaciencia por no tener la pelota. En esta segunda parte el Barca fue el Barca y el Madrid no se pareció nada a lo que venía mostrando en esta temporada, frágil en defensa, con Marcelo-Pepe-Ramos, más al choque que a la pelota, un Xabi Alonso que se ve limitado por el mismo Mou y un Cristiano Ronaldo que no estuvo en el partido.

La posesión del balón por el Barcelona se hizo más notaria en esta segunda parte, esto como consecuencia del nivel mostrado por Xavi y por Iniesta, que mostraron lo de siempre, frialdad, tranquilidad, seguridad y convicción hacia el modelo de juego. El segundo gol llega por un disparo desde afuera del área de Xavi que rebota en Marcelo y ahí, se acabó definitivamente las ideas del Real Madrid y de Mourinho, fue un monólogo blaugrana, con pinceladas de un genio, de un número 8 que no se limita a jugar sino que también da clases, Don Andrés Iniesta.

El 3-1 fue más para el recuerdo un contragolpe liderado por Messi, pase a Dani Alves y centro a Fabregas quien de arremetida pone un cabezazo imposible para Iker.

Un filme ya visto, un Real Madrid que llega como favorito y un Barcelona que expone toda su belleza-hoy en menor medida- y que demuestra que una identidad respetada cuesta más que un gran fichaje.

Un desafío más para el Barcelona y otro objetivo cumplido, no piensan en la temporada, piensan en la historia y seguro seguro ya tienen un lugar guardado en ella.

@ricardomadbui RICARDO MADRID BUILES

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada