martes, 6 de septiembre de 2011

Que vengan muchos turcos

Por: Matias Abadi (@matiabadi)

Un nuevo clásico se iba a venir en marcha. Un clásico de grandes diría un hincha de independiente. Ninguno se fue a la B. los de Avellaneda necesitaban sumar de a 3 para recuperar la imagen ante su gente, la visita buscaba seguir de racha y seguir prendido en la punta.

El partido empezó con un claro dominio del rojo, pero sin demasiada profundidad. Fue un primer tiempo aburrido, sin chances de gol casi. La única arma de Boca era esperar que Viatri le gane a Milito para asistir a los delanteros. En la primera parte, fue un equipo largo para atacar pero corto para defender, estuvo ordenado tácticamente lo que ayudo mucho a la defensa. A pesar de estar con 3 delanteros y un volante menos, la solidez defensiva que venia presentando, se mantenía. El equipo de Avellaneda no tuvo demasiadas ideas, en toda la primera mitad mantuvo durante gran parte la posesión del balón aunque sin profundidad. Su chance mas clara fue una pifia de Orión, que de milagro no termino en gol de Marco Perez. El xeneize tampoco tuvo demasiadas chances ni tenía tanto la pelota, pero era mas profundo. Cuando mantenía la pelota sabia que hacer con ella, pelota al 9 para asistir a Mouche o Cvitanich o hasta a los volantes. De esta forma se iba la primera mitad, aburrido y feo, pero un clásico es un clásico.

El segundo tiempo fue todo lo contrario. El equipo azul y oro fue en busca del partido. El gol llegaría atreves de la pelota parada, centro y tras un rebote, el flaco schiavi la manda a guardar. Cierta responsabilidad del arquero rival. Tras el gol, muchos esperaban que los del turco reaccionen, no fue tan así en los primeros minutos. Luego, reacciono fue pero sin ideas, y siempre se encontraron con una buena defensa, y tanto como los volantes como los delanteros aprovecharon eso, aunque sin efectividad. Siempre utilizo las mismas herramientas, abrir para los costados, volver atrás, un centro y nada más. Así pasó el tiempo, el cual se le iba acabando al equipo de Mohamed. Mientras, los de Falcioni salían rápido de contra pero no lo definían. El pueblo azul y oro sufria como loco. Sobre la hora llegaría un infarto, pero no la muerte. Un centro del costado derecho para los locales, y tras unos rebotes pellerano busca el empate, pero el arquero siempre dice presente. Así se terminaba el encuentro. Pésimo primer tiempo de ambos, entretenido y sufrido el segundo.

Nuevamente el conjunto del ex Banfield mostro un equipo como a el le gusto en la zona defensiva, mucha solidez defensiva, sabían que hacer con la pelota, y es muy eficaz este equipo. Algo para destacar: por primera vez hace mucho que dos centrales la tienen muy difícil para pelear un puesto, y ambos rindieron fenomenal. El domingo frente a San Martin. En la previa parece un partido fácil, pero ninguno lo es.

El turco renuncio por tercera vez en un partido frente a Boca, sin duda que le gusta que este el turco enfrente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada