lunes, 19 de septiembre de 2011

El arte de defender (y de pegar en los momentos justos)













Por Daniel Lubel

El partido con Lanús era clave ya que se enfrentaban los dos punteros. Tanto Boca como Lanús iban 14 puntos, y tenían 8 goles a favor y 1 en contra. Era una prueba para el conjunto xeneize, ya que el que ganaba quedaría como único primero. Por primera vez en el campeonato, Falcioni repetía los mismos once que en el partido anterior. Riquelme y Cvitanich se entrenaron diferenciado en la semana y llegaron con lo justo a este partido. Por el lado de Lanús, el único cambio era el de Pizarro por Pereyra.

Fue una semana con mucha polémica por el arbitraje, ya que supuestamente desde Boca se quejaron de Pitana por su racha negativa con Boca, y Schurrer respondió. Un gran marco acompañaba al partido. Lanús llenó la cancha, y se acercó muchísima gente del visitante.

Boca empezó con todo el partido. A los 4 minutos, Cvitanich pudo haber abierto el partido, pero Marchesín la mandó al córner. De ese tiro de esquina, llegó el primer gol del partido. Lo pateó Erviti y un jugador de Lanús trató de rechazar. Pero la pelota le quedo a Viatri, quien definió muy bien de volea para hacer imposible la volada del arquero y desatar el grito de toda la hinchada de Boca. Después de esa jugada, Cvitanich tuvo que salir lesionado y Mouche lo reemplazó.

Luego del gol, Boca controló la pelota y pudo haber aumentado la diferencia con un buen pase de Mouche a Rivero que el ex San Lorenzo tiró afuera. Sin desesperarse, siguió atacando, y Lanús no podía con la férrea defensa de Boca.

A los 44, Mouche desbordó y metió el centro de derecha. Cuando Riquelme estaba por rematar, Braghieri lo trabó de atrás y la tiró al córner. Todo Boca pidió penal, pero Pitana dijo que no.

En el primer tiempo, el conjunto de Falcioni hizo el gol y después controló la pelota y tuvo chances de gol, pero sin descuidarse atrás. El mediocampo creativo de Lanús no podía con los duros mediocampistas de Boca y le costaba entrar.
A pesar de todo esto, el conjunto granate empató el partido apenas de comenzado el segundo tiempo. Balbi desbordó y mandó el centro y la pelota parecía fácil para Orión. Sin embargo, Insaurralde se metió y trató de despejar. Le pifió de derecha y mandó la pelota adentro en una acción desafortunada. Otra vez Boca tenía que salir a ganar el partido.

Después del empate, Lanús empezó a tener mucho más la pelota, con Camoranesi y Pizarro como estandartes.

Boca volvió a pegar en el momento justo, ya que en el mejor momento del local pasó a ganarlo. Roncaglia sacó el lateral para Somoza, quien se animó y tiró el centro. Erviti entró solo al área y metió un muy buen cabezazo para vencer a Marchesín. Fue un gol muy importante ya que el conjunto de Falcioni no estaba teniendo chances de gol ni en control de la pelota.

Luego del gol, Boca defendió muy bien y además llegaba al arco de Marchesín. Schurrer puso a Leandro Díaz y a Neira por Pizarro y Balbi, dejando claro que quería salir a empatar el partido.

El resto del partido transcurrió con Lanús intentando atacar y chocando con la defensa de Boca. Al final del partido Chávez ingresó por Riquelme que estaba cansado para tener la pelota. Luego, Erbes entró por Mouche para hacer tiempo y unos minutos después terminó el partido.

Boca se llevó los tres puntos en una cancha difícil, en la que probablemente pocos equipos lo hagan. Ganó el duelo de los punteros y quedo primero solo con una diferencia de solo un punto por sobre Atlético Rafaela. Además, hace 17 partidos que no pierde.

Lo más rescatable de este equipo de Falcioni al cabo de estas 7 fechas, es su defensa y su capacidad para marcar en los momentos adversos. La defensa mejoró mucho con la vuelta de Schiavi, que ordenó a los compañeros y le dio más solidez al fondo. Esto se demostró en este encuentro ya que Boca jugó ante un rival difícil, de los mejores del torneo, y logró que casi no tenga chances de gol. Quizás lo que hay que mejorar es aprovechar más las oportunidades en ataque.

El próximo partido de Boca será entresemana, el jueves a las 21:15 hs, contra un Estudiantes que viene en alza por su victoria 4-3 ante Argentinos. Lo de Cvitanich es un desgarro que le hará perderse los próximos tres partidos. Habrá que ver las recuperaciones de Schiavi y de Viatri, aunque lo más probable es que lleguen. Hay muchas chances de que Riquelme juegue, a menos que Falcioni lo quiera cuidar.

Será un partido importante (como todos) para ver si Boca sigue con esta racha y se mantiene como puntero. Por lo pronto, hay que disfrutar de este buen andar en el campeonato, ya que hace mucho que no se daba.


Puntajes:

Orión 5: En mi opinión no tuvo responsabilidad en el gol. Estuvo seguro en los centros.

Roncaglia 7: Muy firme por su sector. Marcó muy bien a Regueiro, quien se tiraba por su lado. En ataque pasó pocas veces.

Schiavi 7: Lanús tuvo pocas chances y eso fue en gran parte a su actuación. Da seguridad en el juego aéreo.


Insaurralde 5: Venía teniendo un partido bueno, de 6 puntos, pero el gol en contra que pudo haber sido importante lo condicionó.

Rodríguez 6: Pasó menos al ataque que de costumbre pero igual es importante. No sufrió en la marca.

Rivero 6: Muy bien en la marca, dándole una ayuda enorme a Somoza, con mucha actitud.

Somoza 8: Muy buen partido. Importantísimo en la contención e inteligente. Además, distribuyó bien.


Erviti 8: Otra vez Boca se llevó los tres puntos por su gol. Al igual que Rivero, ayudó mucho a Somoza en la marca.

Riquelme 7: Condujo muy bien al equipo, y a pesar de que no fue de sus mejores partidos, jugó muy bien.

Cvitanich: Se desgarró a los 5 minutos.

Viatri 7: Un gol importante al principio del partido. Después, controló bien la pelota como es su costumbre y no tuvo muchas más chances de gol.

Mouche 7: Muy movedizo, con desbordes que pudieron haber terminado en gol.

Chávez y Erbes jugaron muy poco tiempo como para ponerles puntaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada