miércoles, 31 de agosto de 2011

Cuando no se puede ganar, es mejor empatar


































Por Daniel Lubel

Boca venía de ganarle a Newell's en Rosario y de haber quedado como puntero en el campeonato, junto a Racing, Colón, Lanús y Velez. Todos esos equipos habían jugado antes que Boca y ninguno habia ganado. Por lo tanto, si "Los Xeneizes" ganaban quedarían como únicos punteros del campeonato. En la semana, algunos jugadores habían entrenado diferenciado por distintas lesiones. Sin embargo, el único cambio con respecto al partido anterior era el de Caruzzo por Insaurralde, lesionado. San Lorenzo venía de ganar dos partidos seguidos, y estaba enchufado. La mayor preocupación para los defensores locales era Gigliotti, un delantero de área muy potente.

Había mucha gente en la cancha, ya que era un clásico, con el condimento de que Boca no tenía como rival a River y San Lorenzo no tenía a Huracán, ya que ambos habían descendido de categoría.

En los primeros 20 minutos, ningún equipo fue superior al otro, y no podían lastimar a los arqueros. La única chance de gol del partido había sido un tibio tiro de Bottinelli que fue facilmente controlado por Orión.

A los 27, Boca pudo haber abierto el partido con un tiro libre de Riquelme. La pelota pasó muy cerca del palo izquierdo de Migliore.

Y ya se sabe, las chances que se desperdician en un arco se aprovechan en el otro. Porque a los 29, Somoza perdió la pelota y hizo una falta muy cerca del área. Gabriel Mendez le pegó muy bien, por arriba de la barrera, y puso el 0-1, convirtiendole el primer gol en el Apertura a Orión (¿tuvo responsabilidad?).

En lo que restó del primer tiempo, los dos equipos una chance de gol cada uno de pelota parada, pero llegaban sin demasiada claridad, y la primera mitad fue para San Lorenzo.

Boca tenía que salir a empatarlo en el segundo tiempo. Sin embargo, empezó mal, ya que en una de las primeras, Gigliotti lo pasó a Caruzzo y remató de zurda. Era díficil, pero Orión respondió bien, controlándola en dos tiempos.

A los 5 miuntos, llegó el empate tan esperado por la parcialidad boquense. Clemente recibió de Riquelme y metió la pelota en el área. Viatri ganó de arriba y se la bajó a Cvitanich (no estaba en fuera de juego ya que, aunque Tula estaba afuera de la cancha, lo habilitaba) que, adentro del área chica, cabeceó y puso el 1-1. Era un gol importante ya que había que empatarlo rápido para que el rival no se meta atrás. Además, todavía quedaba tiempo para ganarlo.

Después del gol, Boca salió decidido a meter otro. El equipo de Falcioni fue empujando de a poco al de Asad, que se terminó metiendo atrás. Sin embargo, Boca atacaba sin claridad, y empezó a inquietar a Migliore recién al final del partido. Mouche tuvo una chance muy clara de gol a los 37 minutos, tras una buena jugada de Roncaglia, pero definió despacio y Migliore se quedo con la pelota. La gente de Boca alentaba con todo, y motivaba a los jugadores para que traten de ganar el partido en el poco tiempo que quedaba.

Boca se perdió una chance increíble de gol, se podría decir insólita, a los 38 minutos. Riquelme le puso una muy buena pelota de gol a Mouche, y el "7" le ganó en velocidad a Bottinelli. Llegó justo antes que Migliore a la pelota, y apenas llegó a tocar la pelota. Cuando la pelota estaba entrando, el arquero la sacó en la línea. El rebote le quedo a Viatri, quién solo tenía que empujarla, pero Palomino se tiro oportunamente y ahogó el grito de toda la gente de Boca.

Si bien es cierto que Boca tiene que ganar en "La Bombonera", iba perdiendo y el punto no le cae tan mal. En el segundo tiempo, pudo haberlo ganado y se perdió chances claras de gol.

El conjunto dirigido por Julio Cesar Falcioni perdió la punta, y ahora está a un punto de Rafaela.

El próximo partido será ante Independiente en Avellaneda, una parada díficil teniendo en cuenta que en Boca no jugará Riquelme (tampoco Insaurralde y es duda Schiavi), aunque podrá volver Rivero. Esos tres puntos serán muy importantes para seguir cerca de la punta.

Puntajes:

Orión 6: Aunque pudo haber hecho algo más en el gol, no fue responsabilidad total de él. Además, en todo lo que restó del partido estuvo muy seguro, saliendo a cortar todos los centros y con atajadas buenas.

Roncaglia 5: Algunos problemas en la marca, pero se rescata su actitud para pasar al ataque sabiendo que es central. Una buena jugada suya casi deriva en el gol de Mouche.

Schiavi 5: Tenía la díficil tarea de marcar a Gigliotti, y no lo hizo mal, salvo en un par de jugadas.

Caruzzo 5: Empezó mal, pero termino acomodándose.

Rodríguez 7: Pasó mucho al ataque y mandó el centro en el gol.

Chávez 5: En el primer tiempo, casi no tocó la pelota. En el segundo, se mostró mucho mas participativo.

Somoza 5: Perdió la pelota en el gol, pero mejoró en el ST. Hay que tener en cuenta que su tarea es muy díficil, ya que es el único volante de marca, y todos los otros mediocampistas van al ataque todo el tiempo.

Erviti 5: Buen primer tiempo, pidiendo mucho la pelota. En el segundo su nivel bajó y fue reemplazado.

Riquelme 6: En el primer tiempo no participó tanto, pero en el segundo su nivel subió muchísimo.

Cvitanich 6: Tocó muy pocas pelotas, pero metió un gol, y eso es muy importante.

Viatri 6: Lo mismo que Cvitanich, tocó muy poco la pelota pero bajó la pelota en el gol.

Sanchez Miño 6: Jugó poco tiempo, pero se nota que sabe con la pelota.

Mouche 5: Jugó poco tiempo. Estuvo impreciso en la definición, aunque movedizo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada