lunes, 27 de junio de 2011

La pelota no se mancha




Muchas cosas se habían hablado no solo en la semana previa al partido mas importante en la historia de River, si no en todo el año sobre el tema "transparencia" en el fútbol Argentino.
La gente, el periodismo y hasta algunos protagonistas no dudaron en creer en arreglos de partidos, corrupción y otras cosas deshonestas.

Por suerte la mayor parte de las cosas eran generadas por una imaginación popular sin muchos fundamentos, como por ejemplo que la AFA y el gobierno iban a favorecer un campeonato de Racing en honor al recientemente difunto Nestor Kirchner y que por eso el torneo llevaba su nombre, una de las tantas locuras que se llegaron a decir.
Y la campaña de la Academia fue un fracaso.

Otras se relacionaron con Arsenal y Quilmes por sus dirigentes y la gran influencia politica que llevaban.
De los del Arse se decía que no iban a pelear el descenso porque es el "equipo de los Grondona", todo un peso, y el conjunto de Sarandí tuvo tramos en los que la hinchada pedía que se vayan todos y estuvieron cerca de caer en la promoción durante muchas fechas.
El equipo cervecero, según la opinión popular, se iba a salvar muy rapido del "fantasma de la B" ya que su presidente, Jose Luis Meiszner, era nada menos que la mano derecha de la persona mas influyente y autoritaria en la asociación del futbol Argentino, Julio Humberto Grondona.
Y todos sabemos como fue el final de Quilmes,y que si no hubiera sido por el arribo de Caruso Lombardi a mitad del Clausura, hubiera descendido faltando 4 o 5 fechas para la finalización del mismo.

En la ultima fecha se llegó al momento en el cual mas se especuló con arreglos y equipos que iban a ir para atrás, y esta vez no fue solo "lo que la gente decía en la calle", si no algo que alimentaba el periodismo y el mismo tecnico de Quilmes, Ricardo Caruso Lombardi, quien dudó del profesionalismo de su colega, el "Turco" Mohamed.
El DT de Independiente cometió el error de decir "si mando al descenso a Huracán me voy del país" y la puesta en cancha frente al Globo del cuarto arquero del plantel por supuestas lesiones que justo cayeron juntas de los otros tres generaba sospechas.
Pero se volvió a demostrar que el futbol es de los jugadores, y que a pesar de que Mohamed estaba triste, el equipo de Avellaneda pasó por arriba al conjunto de Parque Patricios.
Lo mismo se dió con Lanús, que no jugaba por nada y sentenció la llegada de los Millonarios a la promoción ganando 2 a 1 en el Monumental.

Al llegar la serie entre Belgrano y River, se hablaban muchas cosas, una clara "inclinación de cancha" a favor de los de Nuñez y una AFA y un gobierno nacional que iban a impedir que el descenso de River se consumara, ya que la presencia de esta institución en primera movía mucho dinero y solo a Clarín le convenía que bajen de categoria ya que posee los derechos de televisación del Torneo de Primera B Nacional y un programa llamado justamente "El Nacional", al cual le iba a subir el rating notablemente y la rentabilidad de las transmisiones de los mismos se dirigirián a una audiencia mayor a la que tenían antes.

Pero nada de esto fue así, River jugó mal y por eso perdió por 2 a 0 en el barrio Alberdi, Córdoba.
"River no se puede ir a la B" era la frase mas escuchada en todos lados. Entre el jueves de la semana pasada y el día de ayer se hicieron muchas especulaciones sobre que "todo estaba arreglado".
En el partido mas importante de la historia Riverplatense, Pezzota dirigió muy mal, dejando disconformes a los dos equipos que se enfrentaban.
Claramente no se le inclinó la cancha a River, no cobró un evidente penal cometido a Caruso cuando las acciones estaban 1 a 0 a favor de la Banda faltando mas de 75 minutos para que terminara el partido, lo cual si se convertía en gol hubiera sido trascendental para la permanencia en primera del Millo.

El descenso de River demostró en una forma notable, que en el futbol existe la transparencia.
A pesar de cualquier tipo de suposición que se pudiera hacer, los que determinan los resultados son los jugadores, la suerte y la forma que plantean los partidos los tecnicos, los arbitros pueden influir, pero si el equipo no rinde por mas beneficios que tengan, lo mas probable es que no puedan ganar el partido.

Lo importante es que triunfó la transparencia en el futbol argentino y la pelota no se mancha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada