domingo, 15 de mayo de 2011

Todos le dan gracias a dios, el hincha de Racing aTEO


Racing derrotó a Newell’s por 3 a 0 en un partido en el que no pasó ningún sobresalto y dominó ampliamente. Teo Gutiérrez marcó el primero y el tercero, mientras que Aveldaño marcó el segundo de cabeza.

Por @mgvillagra

Cada vez que la pelota se acomodaba entre sus botines, los corazones académicos empezaban a latir presintiendo la llegada del gol. Con los pies, con la cabeza, con marca o sin marca, Teófilo Gutiérrez se vuelve implacable. Y esta vez, lo sufrió Newell's. Con dos goles del colombiano, Racing se impuso por 3 a 0 en Avellaneda.
Newell's arrancó mejor y durante los primeros minutos tuvo la iniciativa. Pero, a diferencia de otros partidos, Racing no dejó pasar la primera oportunidad clara que tuvo para ponerse arriba en el marcador. A los 15, Hauche arrancó con la pelota, la mandó para Toranzo y el Pato metió un pase para Teófilo Gutiérrez, quien definió con toda su calidad. En un abrir y cerrar de ojos La Academia hizo gala de toda su efectividad y se puso 1 a 0. Y, con la tranquilidad de la ventaja, el equipo de Russo comenzó a soltarse y acomodarse en el partido.
A los 19, hubo un pelotazo de Toranzo para Teófilo, quien se lo perdió mano a mano ante Peratta. Racing empezó a hacer lo que mejor sabe: abrió la cancha, toco el balón con criterio y se hizo dueño del partido. Para ello, contaba con la velocidad de Hauche, la dirección de Toranzo y con la presencia picante del Teófilo en el área.
Newell's trataba de arremeter como podía, aunque sintió el impacto del gol.
A los 31, hubo un cabezazo de Teófilo que se fue cerca de palo derecho. Un minuto después, el colombiano hizo una maniobra personal, presionando y ganando en la salida del rival y la jugada culminó en un remate defectuoso de Lugüercio.
A los 33, hubo remate de Sperdutti tras la salida en falso del arquero académico. Y, un minuto después, Racing logró el segundo: Hauche mando un centro y Aveldaño con la frente empujó la pelota hacia el gol. De a poco, el equipo de Russo empezó a plasmar en la red su superioridad en el juego. Incluso pudo marcar el tercero: a los 37, Hauche convirtió, tras pase de Teo, pero fue anulado por posición adelantada.
A los 41, Lugüercio casi convierte luego de arrebatarle la pelota a Peratta. Así, en ventaja y manejando la batuta, Racing cerró la primera parte.
En el arranque del complemento, el local se mostro más ordenado. A los cuatro minutos, Hauche se perdió el tercero en una jugada de contragolpe en cuatro toques. A los 12, Teófilo no pudo facturar ante la tapada de Peratta y Schiavi. Toranzo salió reemplazado por Fariña y recibió una ovación. La Academia manejaba el partido, tocaba y trataba de propinarle el golpe de knock out a un rival que estaba contra las cuerdas.
De apoco, el “ole, ole” empezó a resonar en el Cilindro como un reflejo de lo que sucedía en el partido.Y, a los 40, volvió a entrar en escena el goleador de Barranquilla: Peratta sacó del arco, el balón fue interceptado en el medio campo y de allí partió un pase que le permitió a Teófilo definir con excelencia (picándola por arriba) y así sellar la goleada. De la mano de un delantero implacable, Racing hilvanó otro triunfo al hilo, se sacudió los resabios de la mala racha y no aflojó en la pelea por ingresar en la copa Sudamérica. Además, quedó tercero, a cinco del líder Vélez, con un partido más. El pueblo académico se atreve a soñar con seguir peleando hasta el final. Y para eso se vuelve cada días más ateo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada