miércoles, 18 de mayo de 2011

Sigue de copas



Por Juan Manuel Ferrario @juanferrario

Parecía que Vélez manejaba el partido a su antojo. Gol de Libertad al final del primer tiempo, se lo empata al minuto el equipo de Gareca. En el segundo tiempo se ponen los locales arriba de nuevo, y otra vez igualan los de Liniers.

Libertad tomó el protagonismo que le correspondía en los primeros minutos, ya que tenía que levantar una desventaja de tres goles. Pero, se encontró con un Barovero que respondió de gran forma. Después pasó lo ya dicho, y el partido estaba empatado en dos. Pero los de Gareca lo siguieron manejando a su antojo, hasta se dieron el lujo de sacar a dos de sus máximas figuras, como son Silva y Moralez. Pero ¡ojo! con quienes entraron: Guillermo Franco y David Ramirez.

Un día antes del partido Juan Román Riquelme destacó al ex jugador de Godoy Cruz como un verdadero crack, pero que no se habla tanto de él porque no tiene demasiada prensa. Como si sintiera la necesidad de afirmar los halagos del 10 de Boca, Ramirez ingresó, jugó, hizo jugar, gambeteó y definió picando la pelota en un mano a mano, que por culpa del roce del arquero Vargas rebotó en el travesaño.

Vélez jugó bien una vez más, consiguió otra victoria en la Copa en condición de visitante y en esta etapa decisiva. ¿La figura? Maxi Moralez, fue muy peligroso para el arco rival mientras estuvo en cancha y además convirtió dos goles, los primeros. También se puede destacar a Zapata, que con unos pases en profundidad interesantes demostró su buen pie, Barovero y Ramirez, que los motivos de estos dos ya fueron dados anteriormente.

Quiero destacar los últimos dos tantos de Vélez. El 3 a 2, el penal de Guillermo Franco, que le da un gol al delantero en su retorno a las canchas luego de su lesión que lo había molestado tanto, y el de Augusto Fernández, que no hace más que reafirmar este buen momento del volante. Un amague bárbaro para dejar en el piso al arquero Vargas y definición de zurda, su pierna menos hábil, para que la pelota termine en la red.

Se dice que los de Liniers son una máquina, en la cancha parecen demostrar eso, lo único a estar tranquilos que todavía faltan algunas estaciones para el destino final.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada