miércoles, 16 de marzo de 2011

Las chances que pasan - River Vs. Velez


Por: German Gerbo
Asomaba por la ventana de la quinta fecha un partido a mi gusto, de magnánima envergadura, plagada de buenos pies, jugoso en cuanto a estilos de juego y heterogeneidad de estos se refiere. Un equipo firme defensivamente y con un solitario pero hábil poder ofensivo se enfrentaba a lo que es una estructura en ataque fundada en el pase y la vertiginosidad, estos condimentos nos serian fatales, junto con un delantero que cuando la definición le es esquiva, la inventa.
La cosa se puso timorata, ante tanta abaricia deportiva que nos sucumbe, esperando un gran match, nos incumbimos en la normalidad de uno, que con ciertos avances explosivos, triangulando entre lamela, lanzini y el jugador que se dispusiese a formar parte de ese coctel para generar las más claras.
La normalidad aclamaba, una solidez defensiva media, sin sobresaltos pero con un mediocampo poco jugador esta vez, casi ausente con respecto a encuentros anteriores no pudo evitar las embestidas velezanas que desembocaron en ese fatidico pase hacia atrás, moneda común en el dia a dia millonario que por esas malarias de la vida, porque hubo un paso de màs, porque la quiso rebentar hasta las nubes, sin motivos, la pifia le rompiò el invicto, entregando el balòn a aquel pelado que sentenciò el 1-0 momentaneo.
De a ratos se daba la cosa, con una saga de mitad de cancha en adelante del conjunto de liniers enganchadisima, un Moralez buscador y un Silva que insistia, insitia e insistia afrontaba un river que proponia algo similar, pero sin ejecutar el ultimo pase desembocante de gloria, siempre penetrando a fuerza de juventud el area, con lo cual, en una de esas arremetidas del juvenil Lanzini, encarando sin miedo el mocoso, escurriendose entre las “V” azuladas, fue derribado por una patita de màs y Baldassi (ante una cierta duda mia) pitò el punto de sentencia, el que minutos màs tarde seria transitado en soledad por el solitario del gol para colocar un certero remate a su derecha, fijando un empate endeble.
Ricky Alvarez, de buen partido vio la chance de encaminarse hacia el area a paso largo, y se animò, pasò y rompiò contra Chicizola prosiguiendo con un extraño rebote que capitalizo Silva a contra pierna de una defensa ya deparramada.
Voy a destacar que a pesar del resultado, River no dejo de jugar el fùtbol que lo viene caracterizando, no hizo notar la ausencia de Ferrari gracias a una gran actuaciòn de Pereyra, que lo que no generò por las puntas lo produjo encarando por el medio, desplegando relampagos de idoneidad futbolistica al mejor estilo millonario, sin dudas, de los mejor del team.
Comentario para dejar el claro una lastima que acarreo hace torneos: Basta de desperdiciar oportunidades, con este juego se puede hacer màs.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada