lunes, 21 de marzo de 2011

Fallas de definición - Arsenal Vs. River



Por Germán Gerbo (El que hizo de tus tardes de domingo domingueras, un exquisito pase a la red)

El invicto ya no nos era favorable, la derrota golpeo la puerta por Nuñez y entró sin oponerle una firme resistencia pero dejando en claro que aquel pasado negro de errores garrafales en parte se alejo para momentaneamente, no volver (y esperemos que sea para siempre).
Se esta viendo un River que va de mayor de menor en el campeonato regulando en determinadas actuaciones individuales, pasando de buenos tiempos a tan solo rafagas de estos pero sin dejar de lado lo importantes que son. En este sentido del analisis la defensa es lo más destacable, mezclando inteligentemente fiereza con proyección, en este caso con la vuelta de Ferrari y los muy buenos rendimientos de Juan Manuel Diaz, quien a mi parecer, fue la figura de la Banda.
Durante el correr de los minutos, notamos dos equipos en tratativas de tener la pelota, Arsenal llendo al gol de esa manera y encontrandolo, manejo los ritmos de su partido sumandole los largos saques de campestrini hacia sus respectivos delanteros. Por el lado Riverplatense a la hora del toque es explosivo, genera diferencias en sus determinados pasajes de monotonia, pero hoy hubo un jugador y medio (se podria decir), que desentonaron exponiendo esos engranajes a la frustraciòn constante insistiendo con entrar al arco con la pelotada atada con piolìn al pie.
Increiblemente las magistrales artes del balonpie, transladando la pelota de pie en pie no hizo la escencia de este empate en el caso Millonario: una gran elevación de Maidana, llenandose la cabeza del cuero plastificado la dejo caer honorificando las leyes de gravedad ante la estirada inmenza del arquero que yacia en el suelo cuando el grito sagrado sacudia sus timpanos declarando la victoria parcial.
Ya promediando el segundo tiempo, nuestro unico punta, unico con todas sus letras, repentinamente luego de un desborde cae abatido, victima de una lesión muscular, complicando el andar ofensivo riverplatense ya que se le da lugar a players de poca monta y no muy buenos rendimientos como Carusso, de esta manera el ataque se ve más deteriorado de lo que esta y se tendra que transferir el arte de la definición a los menos idoneos, bajando lineas en el verde cesped.
En la agonia del partido, cuando la cosa estaba para los dos y bien disputada, sucede un quiebre en la defensa del conjunto de Sarandi mediante un pase en cruzado, que luego de un remate tapado por el arquero, Erik Lamela, ante la inmensidad de fierros en forma rectangular que acude sus balonazos, tan solo haciendo alusión a la ruptura de este iba a ser poseedor de la gloria, decidio colocarla fallando, increiblemente impactando contra un defensa que cerraba desesperadamente, ganandose los insultos, el abucheo y la reprobación de todo un público que pide más, que por historia es exigente, de esos de “paladar negro”.
Comentario final: el estallido en tres cuartos de cancha se da de a poco, hay que hacer mucho incapie en la definición y limar asperesas en mitad de cancha, para volver al nivel antes conseguido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada