lunes, 14 de febrero de 2011

Del "ser más" y el "jugar bien" - Tigre Vs. River


por: German Gerbo


Simplemente se prometía una primera fecha de este River a lo que propone este River, que ya creo que se ha ganado el mote de “Raro”, pero ¿por qué digo esto?, ya con ir a los libros y ver lo que fuimos, nos sorprenderá en demasía lo que somos. Pero profundicemos más en este sentido y veamos al hincha millonario ya acostumbrado a no ser aquel que destruía equipos, sino uno más moderado, con belleza momentánea sin dejar de ser equipo grande, a nivel futbol, uno del montón.

Hoy se puede decir que se propuso lo que después se expuso, un partido con poco brillo y trabado en general que creo que es divisible en dos tiempos donde saldría ventajoso el equipo de Núñez, pero simplemente diría que “fue más que el rival” no que jugó bien, lamentablemente en estos tiempos y con este equipo, el jugar bien es una aparición efímera que es generada por X factor desconocido para nosotros, los mortales que disfrutamos el espectáculo desde el hormigón.

Sin embargo, nos vamos a adentrar en el primer tiempo como un experimentado aventurero ya conocedor de sus hojas de ruta. Lanzini entro encendido, encarador y veloz, por lo tanto fue una pieza para generar juego. Por la otra punta veíamos una innovación, Juán Manuél Diaz, el uruguayo, reaparecía en su versión de volante para ensamblarse a la habilidad de lamela por izquierda y así generar paredes y desbordes para que puedan ser capitalizados por Mariano “Llanero Solitario” Pavone, el cual no pudo encontrar compañía ante tanta soledad en el día previo a San Valentín, su única pareja formal fue con las piernas de los centrales contrarios, no detuvo sus furiosas e intempestivas arremetidas a cualquier costa en la medialuna entrando al área rival, lo mejor que pudo lograr fue pivotear hacia los costados, pero aparentemente no será un feliz día de los enamorados en su relación con la pelota.

El mediocampo, más precisamente ese doble cinco un poco más desplazado por el 4-3-3 que para JJ fue eje de batalla, al adelantarse la pelota termino pasando por arriba del alambrado por un remate de Almeyda luego de ir a raspar al suelo, y bajando realmente no me puedo quejar, en conexión con la zona defensiva, se los dejo jugar poco y nada a los atacantes tigrenses, que simplemente proponían ese juego físico habituado al “centro-cabezazo-gol”

Me parece pertinente aprobar la defensa este partido, aunque lo voy a hacer en partes: Se le negó reiteradas veces la entrada al área con pelota dominada al rival, en los centros se gano casi siempre, cuando probaron desde afuero solo una vez rechazo de gran manera el debutante arquero Chichizola. El único error es su relación con el arquero, recordemos que no es el glorioso JP, se le está relegando mucha responsabilidad con cada pase mal entregado hacia atrás, si bien tuvo buenas resoluciones en cuanto a este punto, casi lo perdemos de esa manera.

Ya que es la primera fecha y sabemos nosotros, los hinchas modernos, los que no nacimos con una bolsa de gloria encima, sino que la hemos olvidado hace tiempo en algún cofre, que nuestro glorioso team no anda para nada con la frente en alta, voy a dejar el concepto más abarcativo y generalizador posible como comentario final, ese que le da el cerrojo final a este humilde despliegue poético-futbolero en forma de prosa: Hay que mejorar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada